El lado derecho del cerebro: habilidad artística natural

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas personas tienen capacidad artística y parecen ser capaces de crear sorprendentes dibujos, pinturas y esculturas, mientras que el resto de la población se limita a dibujar figuras básicas? (Escritores y poetas también están incluidos en aquellos con capacidad artística.)

 

Bueno, aunque la capacidad artística “sobresaliente” es un talento dado por innato, eso no significa que el resto de nosotros no podamos entrenarnos para poder dibujar o pintar a un nivel más que satisfactorio.

 

Ha sido una teoría aceptada durante mucho tiempo que todos tenemos una pre-disposición incorporada a usar el lado izquierdo o derecho de nuestro cerebro predominantemente y este es uno de los factores principales en determinar donde la mayoría de nuestras capacidades como seres humanos se dirigen.

Investigaciones recientes han demostrado que no siempre existe una inclinación tan distinta de los individuos hacia el uso predominante de un lado del cerebro sobre el otro como se pensaba anteriormente. Por ejemplo, los nuevos estudios demuestran que las habilidades en materias tales como las matemáticas son realmente más fuertes cuando ambas mitades del cerebro trabajan en tándem. Los neurocientíficos ahora saben que los dos lados del cerebro trabajan juntos para realizar una amplia variedad de tareas y que los dos hemisferios se comunican.

Dicho esto, este sistema de mejorar su capacidad artística todavía funciona, y las personas todavía parecen mostrar cierta preferencia a los atributos asociados con el derecho o el cerebro izquierdo.

 

Cuando un artista empieza una pintura, previamente necesita poder visualizar cómo será la pintura final en su mente. Acto seguido, debe desarrollar la pintura, elegir los elementos, combinar y mezclar colores, colocar las sombras y resaltes, etc. (el lado diestro del cerebro tiene la capacidad de trabajar en varias cosas simultáneamente).

 

Al mismo tiempo, necesitará ser capaz de mirar críticamente lo que ha hecho y está haciendo (el lado izquierdo del cerebro es analítico).

 

Si es consciente que su pensamiento está dominado por su cerebro derecho o izquierdo, entonces puede deliberadamente utilizar la forma de pensar del “cerebro derecho” en su pintura o dibujo. Sin duda es mejor que trabajar en “piloto automático”. Al intentar una estrategia diferente, probablemente se sorprenderá por los resultados diferentes que puede producir.

 

Y os estaréis preguntando, ¿realmente puedes entrenar tu cerebro para trabajar de manera diferente? La respuesta es sí, ya que, al igual que puedes aprender a pintar, es posible cambiar ciertos “hábitos” del cerebro.

 

Puedes aprender a usar una forma de pensar del “cerebro derecho” simplemente cambiando comportamientos y poniendo ideas en práctica y manteniendo la conciencia de su proceso de pensamiento. Lo hacemos a lo largo de nuestra vida (por ejemplo, dejar de fumar, comer más sano, levantarse de la cama con el objetivo de hacer algo, etc.).

 

Existen técnicas las cuales te permiten acceder conscientemente al lado derecho del cerebro cuando dibujas. Esto puede ayudarte a dibujar o pintar lo que ves en lugar de lo que sabes.

 

Ejercicio uno: Dibujo al revés

 

Dibujar al revés es un ejercicio común que se les pide a los estudiantes que trabajen para mejorar las habilidades de observación y ayudar a cambiar del modo lógico (cerebro izquierdo) al modo creativo (cerebro derecho).

El punto del ejercicio es dibujar lo que realmente vemos y disuadirnos de centrarnos en formas reconocibles que nuestro cerebro interpreta de su concepto almacenado de esa forma. Es difícil desactivar completamente nuestro modo lógico, así que aquí os dejo algunos consejos que pueden ayudarte a completar este ejercicio.

  • Concéntrate en líneas separadas y cómo se relacionan con las que les rodean en lugar de mirar la forma entera.
  • Mira el espacio en blanco alrededor de las líneas para conseguir una colocación más exacta de esas líneas.
  • Si no puedes dejar de ver las formas reconocibles, enfócate en una parte del dibujo y coloca un trozo de papel sobre el original para cubrir las partes que no dibujas. Una vez que hayas terminado con esa sección, mueve el papel para descubrir la siguiente sección.

Mas ejercicios

Otro de los ejercicios recomendados consiste en empezar dibujando el perfil de una cara en el lado opuesto de tu mano dominante, nombrando las características de la cara mientras las dibujas.

A continuación, copia el perfil de la silueta de una persona en el lado opuesto del papel, dibujando lo más cerca posible de lo que has dibujado en el primer lado, sin mencionar las características del perfil. La frente y el cuello se conectan entonces, lo que hace que el espacio negativo del dibujo parezca ser un jarrón.

Conclusión

Dibujar no es complicado, hacerlo como un artista, quizás si, pero lo mejor es utilizar el dibujo para el desarrollo de la creatividad, la imaginación y como consecuencia la inteligencia.